Nuestro Blog / Temas médico-sexológicos /

Feromonas y sexualidad

Adroclinica administrador
16/11/2015
2 Comentarios
sexualidad, libido, feromonas


Feromonas y sexualidad

Dr Jorge Di Iorio

 

Las feromonas son sustancias químicas secretadas por los seres vivos con el fin de crear cambios en la fisiología y el comportamiento de individuos de su misma especie. Los  objetivos pueden ser muy variados, como demarcar territorio (orina de perros y gatos), organizar comportamientos (senderos de hormigas entre fuentes de alimentación y hormiguero), atracción sexual hembra - macho, etc.

 

Los ejemplos en el reino animal de comportamientos inducidos por la feromonas son impactantes y algunos ampliamente difundidos.

 

En las abejas la reina las utiliza para controlar a las obreras, para atraer al macho y para regular la construcción del panal entre otras funciones.

 

Las hormigas utilizan feromonas para crear sus senderos, para dar la alarma frente a un peligro, para identificarse socialmente como pertenecientes a cada hormiguero y para la atracción sexual.

 

La primer identificación de una feromona como atrayente sexual tuvo lugar en 1956 cuando científicos alemanes aislaron un compuesto a partir de glándulas abdominales de la polilla del gusano de seda hembra que cuando expuesto al macho desencadenaba una serie de movimientos frenéticos de índole sexual.

 

A partir de este descubrimiento numerosísimas feromonas de insectos fueron aisladas y se creo toda una estrategia de control de plagas de aquellas especies dañinas a las cosechas, lo que hoy denominamos “fitosanitaria”, una de las principales aplicaciones en el mercado de las feromonas. Hay especies de insectos que pueden detectar el olor de la hembra a 20 kilómetros de distancia, lo que permite crear trampas biológicas que atrapen a las plagas.

 

A nivel de la sexualidad humana, uno de los estudios mas importantes fue realizado en 1970 por la psicóloga e investigadora americana Martha McLinctock quien observó que las mujeres que convivían acostumbraban sincronizar sus ciclos sexuales luego de un tiempo. Unos años antes McLinctock había asistido a un congreso sobre feromonas en el  Jackson Laboratory, en Maine, al que participaban los mas encumbrados científicos de la época, casi todos hombres.  En ese evento,  asistió a una conversación informal fuera de las conferencias académicas, entre especialistas hombres, acerca del hecho curioso de que sus ratas de laboratorio, una vez juntas en la misma jaula, sincronizaban sus ciclos sexuales. De manera espontánea ella agregó "como ustedes sabrán eso mismo sucede con las mujeres". Los caballeros, que desconocían completamente esos pormenores femeninos, le respondieron que cuando tuviera información de contenido científico la aportara y continuaron hablando de sus ratones. La incipiente científica quedó con eso en su cabeza y al volver a la residencia universitaria convenció a sus compañeras de hacer el trabajo científico que demostrara al ámbito académico algo que las mujeres conocían ya como natural. Organizó, culminó y publicó su trabajo en 1970.  Casi 30 años después identificó esas feromonas en 1998, junto a Kathleen Stern luego de un ingenioso estudio en el cual colocaba absorbentes bajo las axilas de mujeres y luego los colocaba bajo las narinas de otras voluntarias, con gotas de alcohol para disimular el olor. Consiguió así repetir el experimento e identificar esas feromonas como eliminadas por el sudor.

 

Fueron grandes descubrimientos que relacionaron las feromonas con la regulación del ciclo sexual, pero poco mas que vinculen sexo con estas sustancias. 

 


Martha McLinctock



Kathleen Stern


Hoy en día nos vemos continuamente bombardeados por Internet por avisos ofreciendo perfumes con feromonas. Feromonas masculinas  y femeninas que se venden como “infalibles” para seducir al sexo opuesto. Nada de esto tiene el mínimo sustento científico y ninguna feromona humana con estas propiedades ha podido ser ni identificada ni sintetizada.

 

Algún día alguna agencia gubernamental tendría que tomar cartas en este como en otros tantos casos relacionados con ventas de productos y servicios falsos en la salud.

Quizás tengamos que esperar que los EEUU, como en el caso de la FIFA lo hagan.

 

Dr Jorge Di Iorio.



Comentarios

Contenido Relacionado

Problemas hormonales y sexualidad masculina

Seguir leyendo

La testosterona a travéz de la historia

Seguir leyendo

Prolactina, la hormona del estrés y la Inapetencia Sexual.

Seguir leyendo