Nuestro Blog / Temas médico-sexológicos /

El tamaño del pene en el arte

Adroclinica administrador
12/10/2016
2 Comentarios
sexualidad, pene



El tamaño del pene en el arte


Dr Jorge Di Iorio


“La Creación de Adán”,  Miguel Angel Buonarroti, Capilla Sixtina, Vaticano


Cuando contemplamos obras de arte en las que se representan desnudos masculinos de la época greco romana y del renacimiento puede llamarnos la atención el tamaño del pene.


"El David" Miguel Angel Buonarroti, Galería de la Academia, Florencia



"Apolo Sauróctono", Praxíteles, Museo del Louvre, Paris



"Laocoonte y sus hijos" , Agesandro, Polidoro y Atenodoro de Rodas, Museos Vaticanos



"Marte y Venus", Palazzo Chigi, Roma (rostros del Emperador Marco Aurelio y Emperatriz Faustina). Pene restaurado por orden del Primer Ministro Silvio Berlusconi sin anuencia de autoridades del Ministerio de Cultura.



"Neptuno" Dios de los Mares, Museo del Prado



"Doríforo", Policleto, copia en mármol romana, original en bronce extraviado


   

 "Discóbolo", Mirón, Museo de Las Termas, Roma, copia en mármol romana, original en bronce extraviado



"Satiros" griegos



Dios "Priapo"


Cuando estas obras representan figuras en las que se intentan resaltar virtudes o características positivas, como en dioses, deportistas, etc. el pene tiene tamaño pequeño. Cuando por el contrario representa personajes nefastos, negativos, como los sátiros o el dios Príapo, personaje asociado a la vulgaridad, el pene es de mayor tamaño. ¿Por qué ocurre esto? ¿no sería de esperar lo contrario siempre que vemos como habitualmente el hombre asocia virilidad, masculinidad, machismo y poder con la necesidad de ostentar un pene grande? Quizás la respuesta es que no siempre fue así. En la Grecia antigua un pene pequeño y en estado de flacidez era símbolo de moderación y belleza, representaba todos los ideales de la virtud del hombre ideal y perfecto, de los dioses, los héroes y los atletas. Otro dato curioso, para la cultura helénica la circuncisión no gozaba de buena reputación, el prepucio debía ser exuberante y los atletas olímpicos que participaban desnudos a veces amarraban con una cinta un prepucio corto para evitar que se corriera dejando expuesto el glande y los hiciera avergonzarse. Los romanos tomaron el mismo camino y los renacentistas los siguieron. Presten atención al fresco del techo de la Capilla Sixtina y el prepucio exuberante de Adán en la obra de Miguel Ángel “La Creación de Adán”. Un pene grande y erecto era propio de seres ordinarios y grotescos dados a una vida licenciosa y disipada. La cultura romana, muy práctica para tomar todo lo bueno y lo mejor de sus vecinos y pueblos conquistados adoptó los mismos patrones.

En algún momento de la historia la representación que el hombre tiene de sus genitales va cambiando de sentido y hoy para el hombre moderno está en las antípodas.




Estatua homenaje funerario a "Víctor Noir", Jules Dalou, cementerio Père-Lachaise, Paris


Como ejemplo de esta época moderna relataremos muy brevemente el curioso caso del periodista francés  Víctor Noir y su estatua funeraria en bronce realizada por el artista Jules Dalou en el cementerio parisino de Père-Lachaise.

En 1870 se genera un conflicto político por editoriales de prensa tras los cuales un descendiente de Napoleón, Pierre Napoleón reta a duelo al propietario del periódico opositor “La Marsellaise”. Grousset, editor del periódico envía a sus padrinos, uno de ellos el periodista Víctor Noir, a pactar las condiciones del duelo con Pierre Napoleón y ahí, en una confusa situación Noir es asesinado por Napoleón. Obviamente se crea una gran convulsión política y social. Napoleón, representante del poder dominante es absuelto por la justicia y Noir es enterrado como un héroe.

Posteriormente el artista Jules Dalou realiza un monumento funerario en bronce en homenaje a Noir, que hasta el presente se encuentra sobre su tumba en Père-Lachaise. El referido monumento representa a Noir caído, con su sombrero de copa al costado, pero exageradamente bien dotado con un pene que asoma y deforma su pantalón. Cuenta una leyenda urbana que colocando flores en su galera, besando al monumento en su boca o en sus genitales se tendrá suerte en el amor, en la fertilidad y otras condiciones relacionadas a la sexualidad y la vida sentimental. La tumba de Noir es sitio de peregrinación y suele vérsela con flores en su galera. El verde del bronce de la escultura, sometida a las inclemencias del tiempo, resalta sobre el brillo pulido de su entrepierna, fruto del homenaje de los peregrinos.

 

 

Dr Jorge Di Iorio

Comentarios

Contenido Relacionado

Historia de la sexología y la andrología

Seguir leyendo

El pene, su tamaño y los tratamientos para aumentarlo

Seguir leyendo