Problemas hormonales y sexualidad masculina

Problemas hormonales y sexualidad masculina

 

Dr Jorge Di Iorio


HORMONAS SEXUALES

 

Las hormonas son mediadores químicos producidos por ciertas glándulas de nuestro organismo encargadas de controlar o "modular" ciertas funciones. Las hormonas encargadas de controlar las funciones sexuales se denominan hormonas sexuales y son principalmente la testosterona y la prolactina, también denominada "hormona del estrés".

 

Testosterona

La testosterona es una hormona que pertenece a un grupo de sustancias biológicas denominado  esteroides androgénicos y es la principal hormona sexual masculina, determinante de los caracteres sexuales secundarios del hombre, el desarrollo de la masa muscular, pilificación y vigor, la libido (deseo sexual) masculina y moduladora de su erección. Es producida por los testículos.

 

 

Prolactina

 

La prolactina es una hormona, denominada “lactotrofa” (que estimula la lactancia) secretada por la adenohipófisis y que tiene importantes acciones en la mujer, a saber podemos mencionar las dos mas importantes:

1-        mantenimiento del cuerpo lúteo o cuerpo amarillo durante el embarazo

2-        secreción de leche por el tejido mamario y bajada de esta leche por el pezón. Esta acción es estimulada de manera “refleja” por la succión del bebe.

La hormona se mantiene entonces elevada durante estos períodos de la vida de la mujer, con “picos” de secreción a cada amamantamiento. En estas fases puede llegar a valores 10 veces por encima de lo “basal”, siendo normal en este momento de la vida femenina. Al igual que en el hombre cuando se encuentra elevada acostumbra disminuir la libido (deseo sexual) de la madre, y aquí un primer hecho curioso del punto de vista antropológico, algunos autores afirman que esta disminución de la libido de la madre mientras está amamantando es para que no “encargue” otro hijo hasta al menos terminar de amamantar al actual.

 

Pero, ¿y en el hombre?

 

En el sexo masculino desconocemos totalmente un efecto “fisiológico” de la hormona, esto es, no le reconocemos ninguna utilidad. Se discute existiría una elevación fugaz de la hormona luego de eyacular, lo que podría ser en parte responsable del “período refractario” masculino, momento en el cual el hombre esta naturalmente sin deseo y es más difícil obtener una segunda erección.

 

Solo sabemos que los valores de la misma elevados conllevan una disminución de la “libido” y a veces problemas de erección, a veces acompañado de cefaleas, problemas visuales y si está muy elevada “galactorrea” (secreción de leche por el pezón masculino.

 

Problemas Hormonales

Diagnóstico

 

Las más frecuentes y específicas alteraciones hormonales que encontramos en las disfunciones sexuales son la disminución de la testosterona (en el estudio laboratorial se solicita testosterona libre o biodisponible) y/o el aumento de la prolactina (hiperprolactinemia). También suelen estudiarse las hormonas tiroideas (TSH, T3, T4). El estudio se completa con el resto de las rutinas de laboratorio glicemia, hemograma, acido úrico, perfil lipídico, funcional hepático, funcional renal y PSA- antígeno prostático. Las alteraciones a nivel hormonal son tratadas por el Endocrinólogo del servicio. En casos de hiperprolactinemia y ante la posibilidad de existir un tumor hipofisario se debe complementar la metodología diagnóstica con estudios de imagenología de cráneo con especial enfoque para la silla turca: Placa de cráneo (Rx), tomografía axial computadorizada (TAC) y principalmente resonancia nuclear magnética (RNM).

 

Alteraciones Testosterona (generalmente bajos niveles).

 

La testosterona puede estar baja por varias causas: edad (a veces determinando un cuadro clínico denominado “andropausia”) traumatismos testiculares, historia previa de daño testicular, orquitis urleana (o “paperas” con compromiso testicular), testículo mal descendido al nacer (testículo ectópico), exceresis quirúrgica de testículo habitualmente por cáncer testicular, etc. Aquí es importante el examen físico que generalmente detecta uno o ambos testículos disminuidos de tamaño, reblandecidos o ausentes. También otros caracteres sexuales que deben presentarse normales como implante de vello corporal, barba, distribución de grasa corporal, etc

 

 

Alteraciones Prolactina ( hiperprolactinemia: altos niveles).

 

La prolactina, también llamada “hormona del estrés” no puede estar elevada. Se eleva ante el estrés, fármacos, drogas y ciertos tumores hipofisarios llamados “prolactinomas”, que analizaremos:

 

1-Fármacos: numerosos medicamentos están involucrados, principalmente psicofármacos y dentro de ellos antidepresivos, medicamentos de uso gástrico (cimetidina, ranitidina, metoclopramida, domperidona, sulpiride), Opiaceos (morfina y metadona), antihipertensivos (principalmente verapamil, alfametildopa ).

 

2-Estrés y tumor: la glándula que secreta la prolactina se denomina hipófisis, mas precisamente su sector anterior (anterohipófisis) y está localizada en una encrucijada estratégica del organismo, en la base del cerebro conectada al mismo por el hipotálamo y por debajo del quiasma óptico (cruce de los nervios ópticos). Su estrecha conexión con el cerebro explica como el estrés la puede afectar, aunque desconocemos el mecanismo íntimo que lo causa, y el estar en su contacto y en contacto con los nervios ópticos explica porque, en caso de tumor de la hipófisis causa cefaleas y problemas visuales (inclusive estrabismo convergente) al comprimir estas estructuras.

Clínica: no podemos esperar que se den todos los determinantes mencionados mas arriba para sospechar una hiperprolactinemia, ya que el único síntoma puede ser la disminución de la libido que no responde a causas claramente psicológicas. La galactorrea por ejemplo es extremadamente rara así como el estrabismo (ojos “bizcos”).

 

 

La mayoría de las veces cuando sospechamos compromiso hormonal no nos queda claro hasta donde pueda ser por hiperprolactinemia, baja de la testosterona, o ambas.

Aquí es dónde deberemos realizar la dosificación de hormonas en sangre, que realizamos en aquellos pacientes que nos orientan tanto por su motivo de consulta, historia clínica, examen físico y antecedentes familiares.

 

 

Tratamiento

Es realizado por endocrinólogo del servicio y dependerá de la alteración diagnosticada.

 

La hiperprolactinemia en general responde rápidamente a medicación específica (bromocriptina, cabergolina, etc)

 

La disminución de testosterona es realzada mediante diferentes preparados:

Otras presentaciones de Andrógenos:

Parches:

Geles de uso tópico:

 

Es fundamental el continuo control urológico de los pacientes en tratamiento de sustitución con testosterona, cualquiera sea su presentación.

 

Dr. Jorge Di Iorio


Contáctese con Nosotros

Contenido Relacionado

La testosterona a travéz de la historia

Seguir leyendo

Terapia de reemplazo hormonal en el paciente con cáncer de próstata.

Seguir leyendo

Prolactina, la hormona del estrés y la Inapetencia Sexual.

Seguir leyendo